Tapas de temporada en un restaurante centenario… Taberna Casa Alberto

logo

Visitamos en la calle Huertas, 18,  la Taberna  Casa Alberto. Un restaurante centenario desde 1827 en el Madrid de las Letras.  En la ciudad  de Cervantes, de Lope de Vega y de Quevedo, tres de los grandes literatos  del Siglo de Oro qué, con su nombre enaltecen tres de las calles más emblemáticas del Barrio de las Letras, perpetuando su legado histórico no sólo a la Literatura Española, sino también, a la ciudad de Madrid.

_R5A5746

Como bien recogemos desde el blog y la web de Casa Alberto:  “En el hoy denominado Barrio de las Letras, vivieron grandes escritores del Siglo de Oro español como Lope de Vega, Quevedo, Góngora y no podemos olvidar a Miguel de Cervantes de quien se cuenta que en el edificio que ocupa actualmente Casa Alberto, escribió “Viaje del  Parnaso”.  De hecho, en honor a Cervantes tenemos en nuestro menú un plato con su nombre: Los Huevos Cervantinos. Pero Cervantes, no fue el único que vivió cercano a Casa Alberto, pues Zorrilla, el famoso autor de la obra Don Juan Tenorio, vivió en el edificio contiguo en el año de la inauguración de nuestra taberna”.  Sigue leyendo

Anuncios

Bacanal, el disfrute del dios Baco.

Esta semana, el equipo de Walking Madrid, hemos decidido visitar uno de los locales más transitados del barrio de Arganzuela, muy cerca de la Plaza de Legazpi. En la calle Bolivar 11 de Madrid nos encontramos con la Taberna Restaurante Bacanal; sin duda un lugar muy peculiar.

Lo primero que nos llamó la atención de este establecimiento fue el nombre, por el cual  preguntamos al dueño nada más entrar en el local. Nos explicó que aunque la palabra tiene tintes sexuales en la actualidad, no tiene nada que ver con eso. Bacanal se refiere a las fiestas del Imperio Romano en honor al dios Baco, nos explicó con mucha amabilidad. Los romanos adoraban a este dios, al cual se le consideraba dios del vino, de la vegetación e incluso de la inspiración poética. Sí que es verdad que esas fiestas romanas acababan en grandes orgias en muchas ocasiones, pero os aseguro que no van por ahí los tiros, nos dijo afirmó entre bromas Gustavo. Una vez aclarado lo del nombre nos dispusimos a analizar tanto el local como el ambiente que se respiraba dentro y por supuesto sus platos.

bacanal

Llegamos a eso de las 13:30 y estaban prácticamente todas las mesas del comedor ocupadas, buena señal. Había bastante gente en la barra disfrutando de los excelentes pinchos, de los cuales cabria remarcar la gran variedad. Van de los más tradicional a lo más sofisticado.

También nos fijamos en la gran variedad de licores que ofrecían, nos comentaron que tenían más de 50 marcas diferentes de ginebras, lo cual nos sorprendió. Atónitos nos preguntamos el porqué de esa inversión tan grande en licores en un bar de tapas, pero poco después obtuvimos la respuesta.

Nos explicaron la particular característica del negocio, es un local multifunción. En verdad no se trata de una simple taberna con un comedor restaurante, sino que es un local muy versátil. Por la mañana ofrecen desayunos económicos para toda la gente de la zona que les visita diariamente; al medio día se habían especializado en pinchos y tapas, y que habían conseguido hacerse así con un prestigio en el barrio para la “hora del tapeo”. Con respecto a las comidas (tema que a continuación trataremos con más detenimiento) habían desarrollado una carta que estaba teniendo mucho éxito entre la clientela. Nos contó Gustavo que la separación física existente entre el comedor y la zona del bar era unos armarios móviles, por lo que podía transformar el comedor en un espacio del doble tamaño en apenas 10 minutos, lo que lo hace idóneo para cenas de empresas o celebraciones familiares numerosas. A parte de todo esto, la instalación de luces está preparada para cambiar el ambiente casi por arte de magia cuando cae la noche. De ahí la gran variedad de licores y ginebras, ya que el local también es un local de copas con mucho éxito en la zona.

Después de todo esto nos sentamos en el comedor, atendidos por una camarera encantadora, donde degustamos diferentes platos de la carta, junto a la recomendación del vino de la casa. Empezamos degustando el Jamon de bellota, sin duda buen elección por nuestra parte, porque se deshacía en la boca nada más entrar. Estaba perfectamente cortado y a la temperatura idónea que hace que el jamon sude y le de ese sabor tan caracterisitico del buen jamón bien servido.

 CAM00128

Continuamos con un pulpo a la gallega, bien presentado y con el nivel de cocción perfecto, la textura del pulpo estaba perfecta y cada elemento estaba en su justa medida, como ha de hacerse en la buena cocina.

 CAM00132

Después de estos entrantes, pedimos diferentes platos para probar diferentes sabores, elegimos una lubina a la bilbaína y un entrecot de buey a la parrilla con patatas fritas.

CAM00135

La lubina acompañada con ensalada iba cocinada con una exquisita mezcla de ajito y pimientos. Del entrecot lo que habría que remarcar seria la exquisita calidad de la carne, y la perfecta preparación en su punto por parte del cocinero. Algo que no se nos puede pasar es el tamaño de los platos, preparados para enfrentarse a los más grandes degustadores. En nuestro caso comimos hasta saciarnos, llegando a dejar parte de la comida, y todo ello por un precio muy asequible para el bolsillo de la mayoría.

Sin duda una experiencia que te recomendamos desde Walking Madrid Weekend Experience.

 Daniel Gómez Díaz