Un día en el vagón del tren de los Reyes Magos

“Un día en el tren de  los Reyes Magos” podría ser una película alocada y divertida protagonizada con sentido del humor por unos reencarnados Hermanos Marx –ojalá esto pudiera suceder-  como un símil a  la película “Un día en las carreras”,  dirigida por Sam Wood.

Tren de las Delicias

Pero amigos de  Walking Madrid, en el tren donde viajaban según la tradición las  tres razas conocidas en la antigüedad, lo que se vivió y sintió, no  ha sido ni mucho menos tan desternillante como la película interpretada por Groucho, Harpo y Chico, pero ha sido todo un espectáculo sentido y  vivido en directo, diferente y bien interpretado por los otros tres protagonistas de ayer, unos pasajeros singulares (Gaspar, Melchor y Baltasar), los Reyes Magos, además de pajes y hadas, entre divertidos interpretes. Una  manifestación sorprendente y llena de magia la que hemos vivido el 5 de enero en los trenes del Museo del Ferrocarril,   en una mañana de invierno con un sol radiante y primaveral.  Y con actuaciones estelares de  unos secundarios, los niños y no tan niños, que con pasión y guiños han llenado de más de esa magia y más de ese sol  si cabe, los trenes de jardín del parque ‘Ferrocarril de las Delicias”, el Tren de la Navidad. Algo normal y bonito, sin más. Y del color “vintage” de época de entreguerras que dibujaba a los trenes madrileños de principios del siglo XX.

IMG_2108

Madrid tuvo una historia mal contada de trenes, trágica y apocalíptica. Ayer, esa memoria difuminada desde una fecha concreta, cambia para un madrileño común, para el que los trenes eran sinónimos de viajes, de sueños y  de aventuras. De  historias entrañables y divertidas que leer, que ver en el cine, que escuchar en la gente o  que  escribir en un papel como el que escribe con ese encanto de los trenes al desplazarse, de manera contemplativa, serena, e intima. Y ver otros pueblos, otros paisajes y  otros cielos. Escribir y viajar como parte del mensaje,  una forma de amar y querer, de  estar con él, de estar con ella, de estar con ellos, de estar contigo, conmigo.

IMG_2053.jpg2

Como recogemos de la Web del Museo del Ferrocarril: “Un tren con espíritu navideño combinado con la ilusión de los niños, y un viaje en el tiempo, pues se realiza en coches de madera que se construyeron en la década de 1920. Durante el recorrido, los viajeros pueden disfrutar de una teatralización pensada especialmente para los niños, además de contar con la compañía de un paje real, que escucha sus peticiones”. 

Un tren en definitiva, lleno nuevamente, de la dicha y repetida magia, con la sensación del sabor y el aroma que dejan las hadas, el incienso, la mirra,  los cantos populares, los villancicos, los amigos, la gente, los niños y,  las historias entretenidas y bien contadas.

IMG_2094

Un tren de ilusión, el 5-E de 2014, de nombres propios.

Post:  Dani Morales

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s